RENDICIÓN SIN RESIGNACIÓN POR FAVOR

Rendición sin Resignación por favor

¡RENDICIÓN SIN RESIGNACIÓN POR FAVOR!

Si No Distingues Una De Otra Te Traerá Confusión.

La resignación es cuando tiras la toalla o te cruzas de brazos dando por sentado que está todo perdido: si algo puede mejorar tu vida es porque algún salvador vendrá a accionarlo por ti, o por algún milagro divino.

La 𝐫𝐞𝐬𝐢𝐠𝐧𝐚𝐜𝐢ó𝐧 𝐞𝐬 𝐯𝐢𝐜𝐭𝐢𝐦𝐢𝐬𝐦𝐨.
Y no, ya no es tiempo de interpretar ese papel de ser pequeñita e indefensa.

Rendirte a lo que hay es 𝐞𝐧𝐭𝐫𝐞𝐠𝐚𝐫𝐭𝐞 𝐚 𝐥𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐡𝐚𝐲, aunque no lo comprendas.

Es renunciar a 𝘱𝘦𝘭𝘦𝘢𝘳𝘵𝘦 𝘤𝘰𝘯 𝘭𝘰 𝘲𝘶𝘦 𝘩𝘢𝘺.

𝐑𝐞𝐧𝐮𝐧𝐜𝐢𝐚𝐫 𝐚 𝐥𝐚 𝐜𝐫í𝐭𝐢𝐜𝐚 𝐲 𝐥𝐚 𝐪𝐮𝐞𝐣𝐚

Cuando te peleas con lo que hay, cuando estás en la crítica o en la queja empleas una gran cantidad de energía y tiempo que solo te sirve para amargarte el día y lo peor de todo 𝘢𝘮𝘢𝘳𝘨𝘢𝘳𝘵𝘦 𝘦𝘭 𝘤𝘶𝘦𝘳𝘱𝘰.

Y si no me crees cuando estés en el punto más álgido de tu crítica o queja lleva tu atención a tu cuerpo:

¿Cómo te sientes? ¿Cómo es la sensación física de tu cuerpo?

Estás intoxicando tu cuerpo

Estás intoxicando tu cuerpo.
Valora si te compensa.

Cuando renuncias a todo eso te quitas un gran peso de encima, recuperas toda esa energía y todo ese tiempo para emplearlo en algo constructivo.

Tu tiempo y tu energía son muy valiosos

Empléalos en algo que esté a la altura de las circunstancias y en la línea de lo que realmente quieres

Cuando alrededor hay caos, no contribuyas a aumentarlo.

Respira y acciona desde tu centro, con calma, amor y confianza.

La rendición te trae fuerza y libertad para accionar en tu presente con todos los recursos que ya tienes o para crear o tomar nuevos recursos.

Deja un comentario