Apaláncate de tus quejas

Apaláncate de tus quejas

¡Saca provecho de ellas!

La queja también trae sus tesoros escondidos. Y no, no es el colmo del positivismo, jeje.

Ya sé que en mi escrito anterior te hablaba de todo el sufrimiento y la basura mental que esconden y fomentan las quejas.  Y es así, quedarnos en la pura queja en sí misma lo que hace es enturbiar la mente y el ánimo.

Aquí te cuento en 3 pasos cómo apalancarte de tus quejas, porque en realidad algunas te traen un mensaje que es un tesoro. Eso sí, hay que prestarles atención.

Paso 1
Usa un cuaderno volcamiento

En él escribe todas, absolutamente todas tus quejas, reproches y enfados con la vida, con esa persona, con esa situación…

Usa un cuaderno volcamiento

Escribirlo te aliviará y despejará mentalmente, es como vaciar tu cabecita, al tenerlo ahora “afuera” y además te permitirá identificar con claridad cada una de esas quejas. ¿Para qué? Sigue leyendo…

Paso 2
La pregunta mágica

Resulta que hay dos tipos de queja:
la que esconde una pena, y la que es una bobería tremenda.

¿Cuál de estas dos es tu queja?

Hay quejas que esconden un viejo dolor. Eso hay que sacarlo por favor. Busca el momento. Si es sola o acompañada…

Yo te acompaño encantada si tú quieres.

También tienes dos versiones para liberarlo del cuerpo por tu cuenta en el Paso #4 y el Paso #5 de mi ebook gratuito 5 Pasos Esenciales para Liberarte de Ese Síntoma de Manera Fácil y por tu Cuenta.

Descargate gratis 5 pasos esenciales

Descárgate gratis

5 PASOS ESENCIALES

PARA LIBERARTE DE ESE SÍNTOMA DE MANERA FÁCIL Y POR TU CUENTA

CONSENTIMIENTO:
La finalidad de uso previsto tanto e los datos en sí mismos como de su tratamiento, es entregarle el producto adquirido. En el caso e NO marcar la siguiente casilla, no se podrá entregar el producto asociado
Envío de ofertas de productos y servicios de su interés

Hay quejas que esconden un sueño que está abandonado, que ni se le mira porque estás muy ocupada (¿en qué estás tan ocupada?), porque no crees en él, o no crees en ti, no crees que sea posible para ti…

Por ejemplo una queja que dice “puff mañana otra vez al trabajo” puede que te esté diciendo ¿te acuerdas que soñabas con crear tu proyecto de tal cosa?

O simplemente te pide que le abras espacio a ese hobby que tanto te apasiona y le da vida a tu vida.

¿Descubres que es un nuevo o viejo anhelo?

Decide mirarlo con mucho amor, y cuando puedas le dices por favor:
Ahora te veo querido anhelo. Ahora construyo mi sueño.

El paso 3 consiste en tomar la decisión y pasar a la acción:
Y buscar cómo aliviar ese dolor, de mirar tu sueño, accionar para construirlo.

Y si es una bobería tremenda, pues tirarlo a la basureta,
¿Para qué en tu vida alimentar algo que estorbeta?

¿Y tú? ¿Vas a escribir tu cuaderno volcamiento?
Si encuentras más tipos de queja cuéntame.

Deja un comentario